Escuela de Artes OnomÁ

12.04.2019

Surge como una alternativa pedagógica en aras de fortalecer disciplinas escenciales para la formación de niños, niñas y jóvenes del sur occidente de Barranquilla, especialmente el sector del Barrio San Felipe y otros barrios aledaños, en Música, pintura y Teatro. Desde 2008, se inicia con talleres de flauta y teatro. Años más tarde, la escuela ofrece talleres de música a lo cual se mantiene gracias al grupo de coro CantoRío bajo la dirección del profesor Javier Jímenez. La especialidad en las artes escénicas se ha mantenido tanto, que hoy en día contamos con egresados de la EDA (escuela Distrital de Artes de Barranquilla). 

Alternativa de recreación 

La Escuela Canto Río, viene desarrollando ensayos y presentaciones a lo largo del año 2017 a la actualidad y muestra a la comunidad como cada domingo ésta disciplina atrae a los jóvenes de Barranquilla. El profesor Javier Jímenez ha realizado varias audiciones y continuará la labor para solidificar esta armoniosa labor. 

Onomá, por su parte, continúa insistiendo para que este proyecto NO sea apoyado solamente por entes gubernamentales sino también por la misma comunidad, las familias que ofrecen el apoyo al joven talento. Es indispensable trabajar por los niños, niñas y jóvenes de la ciudad, algunos padres tratan de mantener a sus hijos tranquilos y creen apartarlos de caminos como la droga adicción, la delincuencia, la vagancia entre otros, manteniéndolos en casa sumergidos en el mundo tecnológico (tabletas, celulares, internet, televisión, etc.) porque piensan que no sólo los controlan sino que éstos permanecen entretenidos. Hoy en día la tecnología nos ha aportado tanto significativamente que nos hemos dejado absorber por ella, le aporta y entretiene tanto a un niño, que olvidamos y descuidamos lo que éste puede aportar para entretener al mundo desde su verdadero potencial. 

”La tecnología le aporta y entretiene tanto a un niño, que olvidamos lo que éste puede aportar para entretener al mundo.“

Es por ello, que este tipo de labor se manifiesta como un alternativa clara para el crecimiento de los niños, niñas y adolescentes en el mundo, porque estas disciplinas del arte ayudan a:

  • Generar espacios de socialización
  • fomentar valores como el amor, la tolerancia, el respeto y la solidaridad.
  • Subir el autoestima del aprendiz.
  • Reducir los niveles de ansiedad y depresión en los niños y jovenes.
  • Estimular la parte cognitiva izquierda, es decir, la parte creativa.
  • Fortalece las competencias comunicativas en los niños, niñas y adolescentes.
  • Convierte a éstos en personas seguras, libres y respetuosas.